BULLETS OR BALLOTS (1936)

Después de una época plagada de películas donde los gángsters eran vanagloriados la Warner Brothers, a propuesta de la censura, empezó a cambiar esa orientación en películas como G-Men o esta Balas O Votos, donde la estrella de turno está en el lado correcto de la ley. El personaje interpretado por Robinson está basado en un personaje real, John Broderick, un detective de la policía de Nueva York considerado como un auténtico azote para los gángsters debido a su dureza y a sus métodos. Tanto Broderick como Robinson renegaron del guion abiertamente, pero el actor, que había vuelto a la Warnerdespués de trabajar en The Whole Town’s Talking y Barbary Coast para otros estudios, estaba deseoso de finalizar su contrato con la compañía, con la que le quedaban tres películas más por hacer, así que el número de cambios que inicialmente propuso se redujo con objeto de acelerar el proceso.

John Blake (Robinson) es un detective de la policía de Nueva York que aparentemente es expulsado del cuerpo. En realidad es una estratagema para conseguir infiltrarse en la organización mafiosa de Al Kruger (Barton MacLane), un capo de la mafia que siempre respetó a Blake y pensaba que al tenerlo en nómina podría beneficiar a sus chanchullos, a pesar de la oposición de su mano derecha, Bugs Fenner (Bogart). Blake era conocido por su lealtad extrema, así que no era extraño para Kruger pensar que si cambiaba de bando esa lealtad iba a ser hacia él.

No dista mucho de tantos otras cintas sobre mafiosos y policías de esa época, con escenas estupendas y otras bastante mejorables. Es interesante que en esta película quienes realmente manejan los hilos de la mafia en vez de ser matones reciclados a potentados son en esta ocasión banqueros y políticos. El director fue William Keighley y el film tiene sus buenos momentos pero también otros muy flojos, como las escenas donde hay peleas, mejorarlas no hubiera sido muy complicado, afortunadamente no hay muchas, las confrontaciones son mayormente verbales con buenos diálogos en ocasiones y frases lapidarias aquí y allá. Aún así se dijo que debido a lo físicas de algunas escenas Robinson acabó con un ojo morado, tal vez fuera uno de los habituales montajes publicitarios de Hollywood.

Fue la primera película en la que participaron juntos Robinson y Humphrey Bogart, y la siguiente de Bogart después del gran éxito con El Bosque Petrificado, que fue ofrecida en primera instancia a Robinson, pero por una parte no quería interpretar a más gangsters y la influencia de Leslie Howard consiguió que Bogart se hiciera con el papel, repitiendo ambos de la obra teatral, algo que Bogart no olvidaría, llegando incluso a llamar a una de sus hijas Leslie. Desde luego que en ninguno de los cinco filmes en que ambos Robinson y Bogart coincidieron sus personajes tenían muchos momentos de amistad, siempre eran enemigos declarados y a excepción de Cayo Largo en todas siempre Bogart era el antagonista que quería impedir a Robinson, como eje de la película, que consiguiera lo que buscaba. Lauren Bacall diría años después que el nivel de popularidad en que estaban Robinson y Bogart en la segunda mitad de los años 30’s se podía comprobar con el desenlace de las películas que contaban con la participación de ambos. Si moría uno de los dos siempre era Bogart el elegido, o si tenían que morir los dos Robinson era el último que quedaba vivo y el que tenía alguna escena más. Era muy habitual que todas las confrontaciones físicas o verbales entre los dos acabaran resueltas a favor de Robinson, que siempre ponía nervioso y de muy mal humor a su oponente. Esta tendencia se mantendría hasta llegar a Cayo Largo, donde Bogart tendría su particular venganza, aunque eso no quiere decir que hubiera alguna rivalidad personal entre ellos, eran amigos, y a pesar de lo diferente de sus personalidades compartían ideología política. El personaje de Bogart en Bullets Or Ballots es el gangster de la vieja escuela, que piensa poco y hace mucho, que desea el poder por encima de todo. Por otra parte, el siempre efectivo Maclane interpreta al perfecto ejemplo de gangster sofisticado, con modales y reflexivo, que se maneja como pez en el agua entre peces gordos de la banca y de la política. La participación de Joan Blondell sabe a poco, y desde luego que a la relación de su personaje con el de John Blake se le pudo sacar más partido. También resultan llamativos los momentos cómicos a cargo de Frank McHugh, otro clásico de este tipo de filmes.

En Balas O Votos Robinson derrocha encanto como duro detective al que le agrada la idea de que los matones se quiten el sombrero a su paso y le satisface más aún golpearlos si son reticentes a mostrar un debido respeto, todo hasta que aparentemente cambia de bando y tiene que ganarse la confianza de todo el entramado mafioso contra el que tanto ha luchado. A pesar de su dureza la forma de interpretar de Robinson a su personaje, debido quizás a que estaba en el lado de los buenos por esta vez, dista mucho de sus papeles en Little Caesar y similares, aquí prima la calma y el saber estar sobre la egolatría. Un tipo duro y solitario que rechaza profundizar en su relación con su mejor amiga, sabe que a causa de su guerra contra el crimen ella va a salir mal parada ya que en su cometido no hay tiempo para el amor. Una de las anécdotas del rodaje fue la visita que recibió Robinson de un embajador de Rumanía, que acompañado de su séquito irrumpió en el rodaje teniendo éste que ser interrumpido. El embajador le entregó unas fotos de la familia real de su país de origen al actor y éste comentó que Rumanía era un país tan pobre que las fotos ni siquiera estaban enmarcadas. Querían que hiciera unas declaraciones acerca de lo mucho que Robinson le debía a la cultura rumana y a su sistema educativo, algo a lo que se negó absolutamente ya que hubiera sido de la más incongruente alabar esos aspectos de Rumanía. Uno de los motivos que hicieron a su familia emigrar a Estados Unidos fue precisamente la pérdida de derechos en educación que sufrieron los judíos en ese país durante esos años. Aunque esa negativa no supuso, claro está, que desde el entorno del embajador se pusieran en boca de Robinson todo tipo de alabanzas sobre la educación en Rumanía. También durante el rodaje de Bullets Or Ballots fallecería Sarah Goldenberg, madre de Robinson.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en gángsters y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s