THE STRANGER (1946)

TheStranger_1946_lc_01_1200_041820061506

Wilson (Robinson) es un investigador de crímenes de guerra que tiene la arriesgada idea de liberar a Meinike (Konstantin Shayne), nazi capturado por los Estados Unidos y del que piensa que soltándolo puede servir para llegar hasta Franz Kindler (Welles), ideólogo nazi desesperadamente buscado por Wilson y que ha eliminado toda la información y registros de su pasado que pueda ser usada para dar con él. Meinike, en un muy perturbado estado mental y con delirios religiosos, es seguido hasta Harper, un pueblecito de Connecticut en el que reside Kindler bajo una falsa identidad, se hace llamar Charles Rankin, da clases de historia en un instituto local y está casado con Mary Longstreet (Loretta Young). Cuando Kindler conoce que Meinike había sido capturado por los americanos empieza a dudar y acaba con su vida. Wilson, al perder la pista del nazi desaparecido, se hace pasar por un coleccionista de antigüedades y se integra en Harper para intentar dar con el paradero de Kindler, del que sabe que es amante de los relojes. Empieza a sospechar de Rankin debido a unos comentarios que le escucha durante una cena y por las tareas de reparación que realiza en el reloj de la iglesia local.

Puede que este no sea uno de los títulos más fundamentales de la filmografía de Orson Welles, está lejos de mi favorita absoluta, Sed De Mal, pero si que El Extraño es un film que gana con los años y al que cada visionado ayuda para valorar en su justa medida el estupendo y original trabajo del director y como no, la excelente labor de un Edward G. Robinson en estado de gracia. Tanto para Welles como Robinson, activistas en la lucha contra contra el nazismo, el hecho de involucrarse en un film anti-nazi tenía todo el sentido del mundo, pero aunque ambos asimismo infravaloraron totalmente esta película es un título imprescindible para cualquiera que esté interesado por el cine negro y en el cine en general. Estoy seguro de que a Welles y Robinson les sorprendería saber de lo valorado que es este film actualmente, de hecho da la impresión de que ahora se aprecia más esta película que nunca. Parte de la animadversión que tuvo que Welles por El Extraño seguramente sería debido a que tuvo que demostrar que podía trabajar bajo las directrices de un estudio, con un presupuesto y tiempo limitado, pero su sello y su maestría permanecen inalterables durante todo el film. La versión original que entregó Welles tenía un metraje con 20 minutos más que la que se comercializaría, con escenas previas al comienzo de la acción en Harper. A pesar de las críticas la película tiene escenas muy logradas y algunas también muy arriesgadas, como esa en la que Welles sujeta a pulso a Loretta Young en las alturas sin dobles ni ningún truco.

Algo muy interesante del film fue que se usaron por primera vez en una película comercial imágenes reales de campos de concentración nazis. El enfoque de la historia no sólo fue algo que interesaba a Welles y a Robinson, ambos coincidían en que para nada el nazismo estaba acabado y que sus líderes estaban esperando su momento para intentar de nuevo la dominación del mundo libre. También el film anticipó en la ficción algo que terminaría por pasar realmente en años posteriores, como fue la persecución de nazis que estaban en paradero desconocido.

still-of-edward-g.-robinson-and-orson-welles-in-the-stranger

Welles quería que el cazador de nazis de la película fuera una mujer, tenía en mente a Agnes Moorehead, pero los productores querían a alguien con mayor tirón comercial. Realmente Robinson y Welles no congeniaron demasiado durante el rodaje, aunque cada uno sentía un enorme respeto por el talento del otro. Uno de los aspectos más peculiares del film provocó una queja de Robinson a Welles, el motivo fue Potter, personaje interpretado por Billy House, el simpático y singular tendero adicto a jugar a las damas y que lleva su negocio sin hacer prácticamente nada, ya que son los clientes los que tienen que prepararse el café o buscar lo que quieran comprar. A Robinson no le hacía mucha gracia que un personaje tan pintoresco le pudiera quitar protagonismo, pero para Welles ese personaje, que no estaba en el guión original y que lo fue escribiendo durante la película, fue lo mejor del film. Potter es un personaje que hubiera encajado como la seda entre toda la fauna de protagonistas de una serie como Twin Peaks o algo similar. 

Loretta Young tiene momentos muy brillantes como esposa a la que le cuesta ver la verdad del hombre con el que se ha casado, aunque su personaje está poco desarrollado. Seguramente en otras circunstancias es posible que los personajes que interpretaron Welles y Robinson se hubieran intercambiado, pero no estoy muy de acuerdo con las opiniones de que Welles se excede dando vida a ese nazi que intenta pasar desapercibido ejerciendo como profesor en un agradable pueblo mientras espera “tiempos mejores”. No veo nada demasiado exagerado en Welles como actor durante todo el metraje, y es que de todas formas, interpretar a un asesino, un ideólogo de algo tan lamentable como el nazismo, y que se siente acorralado, no admitiría una actuación muy blanda. El problema puede estar es que cualquiera tiene todas las de perder si se le compara con Robinson, especialmente en un papel como su Wilson, una interpretación perfecta, llena de elegancia y estilo. Yo siempre adoraré los papeles más viscerales y de tipo duro de Robinson, pero también es un lujo verle en la piel de alguien que difícilmente pierde los estribos y que parece imperturbable en todo momento. Posiblemente Robinson en este tipo de papeles, también en parte de lo que hizo en The Woman In The Window (hasta cuando las cosas se tuercen, claro), interpretaba a alguien muy cercano a su propia forma de ser. Quienes le conocieron decían que tenía un excelente sentido del humor, pero a pesar de eso y de que muchos de sus amigos fueran cómicos como George Burns o Jack Benny, con los que se reunía frecuentemente en un club, a Robinson le gustaba pasar desapercibido y era una persona que prefería escuchar a hablar.

The Stranger fue rodada en el comienzo del descenso a los infiernos de Robinson por su supuesto comunismo, pero ese no era el único problema, con todo lo que conllevaba ser perseguido, hubiera dado motivos o no. También tenía que lidiar con la enésima recaída psicológica de su mujer y la actitud de su hijo, bebedor menor de edad, que vendía los cigarros de su padre y conducía sin permiso de conducir. Se puede entender el rechazo de Robinson por films que contenían papeles esenciales de su carrera por el cúmulo de circunstancias que acechaban a su vida personal en esos momentos, no eran tiempos felices en lo personal y además en Hollywood comenzaban a vetarle. La inactividad a la que le llevó la ausencia de proyectos interesantes le desquiciaba, tanto que para matar el aburrimiento intentó, en vano, aprender a jugar al golf, lo que le sirvió para confirmar que lo suyo no eran las actividades deportivas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en crimen, film noir y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a THE STRANGER (1946)

  1. I haven’t seen this one yet, but I really want to! I think it was on Netflix a while back, and I should check to see if it still is!

  2. gonzalo120w dijo:

    I was watching a blue-ray release and there is a little scene missing that it’s in the MGM dvd. Anyway a fine and very entertaining movie, sure you’ll enjoy it.
    Regards!

  3. Addison de Witt dijo:

    Como dices el sello y la maestria de Welles queda adherida a cada uno de los fotogramas del film. que no obstante no es el mejor de Welles ni tampoco de Edward…siempre me fallará el como se descubre Welles, demasiado torpe, demasiado facil…No obstante es una pelicula disfrutable y con momentos excelentes.
    Saludos

  4. gonzalo120w dijo:

    Pero aún así, reconociendo que algunos momentos del film son mejorables, es uno de esos que a cada nuevo visionado se le saca partido, y la hora y media que dura pasa como un suspiro. Claro que me gustaría que Welles hubiera tenido más libertad, pero con lo que tuvo creo que hizo un buen trabajo. He de decir que ha salido una edición en blu-ray de Kino, y es una chapuza. La imagen tiene más resolución que el dvd de MGM, sí, pero tiene un tono tan claro que hay que modificar los ajustes de la pantalla o el reproductor, además, esa excesiva claridad no es lineal, cambia de vez en cuando. Pero lo peor es que faltan trozos aquí y allá. Menos mal que no me he comprado ese blu-ray.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s