VICE SQUAD (1953)

lf (38)

En Los Angeles y bien entrada la noche Jack Hartrampf (Porter Hall) ve como resulta abatido en un tiroteo un policía que había sorprendido a un par de delincuentes intentando robar un coche. La policía retiene a Hartrampf sabiendo que es el único testigo y quien puede identificar al agente que fallece al día siguiente, pero Hartrampf, que es dueño de una funeraria y estaba saliendo del apartamento de su amante, no quiere complicaciones que puedan hacer peligrar su matrimonio y decide no hablar escudándose en la falta de visibilidad en esa zona a esas horas de la noche. El capitán Barnaby (Edward G. Robinson) se hace cargo del caso y tiene que intentar sortear al feroz y poderoso abogado de Hartrampf para intentar sacar algo en claro, pero el capitán se vale de su experiencia y pericia empleando métodos muy peculiares para retener al testigo, entre otras cosas de la ayuda proporcionada por un servicio de compañía femenina que regenta Mona Ross (Paulette Goddard). Además Barnaby tiene que tratar al mismo tiempo otras situaciones, como la denuncia por parte de una mujer de un posible impostor que dice ser un noble italiano y que se pretende casarse con su multimillonaria madre, o la intrigante visita de un ciudadano que dice ser acosado por sombras o manejar la información que le ofrece un confidente para librarse de un arresto por allanamiento de morada, que dice saber que se va a cometer un atraco a un banco.

Película de bajo presupuesto dirigida por Arnold Laven que se podría haber titulado “Un día en la vida del atareado y eficaz capitán Barnaby”. Toda la acción pasa en una jornada en la que el capitán tiene que manejarse sin respiro en varias situaciones. Robinson muestra su clase con una buena actuación, resulta muy creíble en todo lo que le vemos hacer, un hombre con temperamento pero que es capaz de mantener la cabeza fría en todo momento, aunque realmente el capitán Barnaby resulta un tanto plano, prácticamente sólo le vemos trabajar y poco más. Tal vez las escenas que pueden ofrecer algo más son las que comparte con Paulette Goddard, aunque son escasas. Pero la película en general no está nada mal, rodada con agilidad, con buenas localizaciones de Los Angeles y alguna chispa aislada, a pesar de que la diferencia entre este film y un documental pudiera no ser mucha. Además de contar con Robinson y Goddard se puede ver a Lee Van Cleef antes de convertirse en una leyenda como villano habitual del western y el spaguetti western.

lf (17)

Habiendo terminado Actor’s And Sin y la obra teatral Darkness At Noon llegó un momento en que Robinson se convenció de que si no ponía remedio a su situación ante el Comité de Actividades Anti-americanas (HUAC) no iba a poder volver a trabajar regularmente en Hollywood. Después de las anteriores intentonas de testificar negando de forma rotunda cualquier vinculación o simpatía con el comunismo, aportando todo lo que estuvo en su mano para demostrar la falsedad de esas acusaciones, no le quedó más remedio que volver ante ese comité para otra audiencia en la que si bien no reconoció que las acusaciones que se vertieron sobre él fueron ciertas si tuvo que declarar que donó dinero a organizaciones liberales y que sin su conocimiento ese dinero pudo ser empleado para propósitos comunistas, que le usaron como a un idiota y que hicieron con él lo que quisieron. Fue sometido a un duro interrogatorio en el que se vio obligado a tragarse su orgullo y decir que fue un incauto al que le tomaron el pelo cuanto quisieron y lo peor, tuvo que dar nombres acerca de quién, según sus sospechas, podía tener relación o simpatía con el comunismo entre sus colegas de trabajo y quien le pudo haber lavado el cerebro con ideas anti-americanas. Ese mismo calvario lo tuvo que pasar de nuevo ante la MPA (Motion Picture Alliance for the Preservation of American Ideals) y además tuvo también que escribir artículos en los que reconocía sus errores. Lo peor de todo fue que un investigador del HUAC declaro años más tarde que realmente nunca tuvieron ninguna evidencia de que Robinson fuera comunista. Pero a pesar de que su carrera quedó dañada de forma incalculable al menos pudo enderezar su carrera profesional y su vida de cierta manera, no le pasó lo mismo a alguien como John Garfield, del que tampoco se pudo demostrar vinculación alguna con el comunismo, y que sufrió un ataque al corazón con tan solo 39 años. Según dicen, fue el acoso del HUAC lo que hizo mella en la salud de Garfield.

Después de todo ese tormento Edward G. Robinson consiguió, después de que se le negara anteriormente, un pasaporte provisional de un año con el que pudo viajar a Francia para encontrarse con su mujer, internada en una clínica por una recaída de sus problemas psicológicos después de una buena época en la que Robinson pensó que su mujer podría estar curada, pero no fue así y desde París además le mandó otra demanda de divorcio. Por otra parte se le levantó el veto en Hollywood y ya no tendría tantos problemas para encontrar trabajo, pero estaría una época pudiendo acceder solamente a films de bajo presupuesto y con un caché bastante limitado. Otra forma en que le afectó el asunto del comunismo fue que no quiso ni acercarse durante bastante tiempo a ningún asunto que tuviera que ver con la política. Peor fue enemistarse con alguien como el escritor Albert Maltz, con quien había trabajado en The Red House y quien le había escrito algunos discursos anteriormente. Maltz, que fue encarcelado en 1950 por negarse a comparecer ante el HUAC, se sintió traicionado por Robinson, y de ninguna manera pensaba que podría haberle influenciado aunque hubiera querido, que el actor tenía una personalidad y una ideología muy fuerte. Es posible que al sentirse obligado a apuntar a posibles comunistas Robinson pensara que nombrando a alguien que ya había sido procesado por ese motivo haría menos daño que si hubiera dado otros nombres.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en crimen y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s