A DISPATCH FROM REUTER’S (1940)

lf (43)

En esta biografía de Paul Julius Reuter, interpretado por Edward G. Robinson, se centra en varios de los aspectos del creador de la agencia de noticias Reuter’s en el siglo XIX. Para empezar vemos a Reuter ya desde chaval obsesionado por la rapidez con la que deben difundirse el correo y las noticias, por lo que cuando se hace mayor de edad no duda en aliarse con su amigo Max Wagner (Eddie Albert) para mediante palomas mensajeras intentar superar la velocidad del tren llevando las noticias entre Aquisgrán y Bruselas. A pesar de las dificultades iniciales y de que Max no se lo toma tan en serio como Reuter obtienen mucho éxito ofreciendo un buen servicio a los banqueros a los que informa más rápida y fiablemente de las cotizaciones de la bolsa, aunque buena parte de su éxito se lo debe a Ida Magnus (Edna Best), que aparte convertirse en su esposa se encarga de poner seriedad en la oficina de Max, más preocupado por sus ínfulas artísticas que por las noticias. Pero todo eso llega a su fin cuando una línea de telégrafo cubre esa zona, los banqueros ya no necesitan esperar a las palomas de Reuter y éste debe buscar reorientar su negocio, algo que logra cuando se instala en Londres y se le ocurre la idea de usar la líneas telegráficas para enviar noticias, siendo la primera una declaración de Napoleón III que precedió a un intervención militar de Francia en Italia para derrotar a Austria en la Segunda Guerra De Independencia Italiana. Eso le supone a Reuter otro gran éxito y abre oficinas por toda Europa, pero a pesar de esa innovación no tarda mucho en ser superado por otra poderosa agencia de noticias que se construyó una línea telegráfica para su uso exclusivo. De nuevo Reuter debe superar las adversidades y piensa que puede ofrecer noticias desde Estados Unidos, en la época de Lincoln, más rápido que nadie y sin perder su acostumbrada fiabilidad.

lf (41)

 A Dispatch From Reuter’s supone la segunda colaboración entre William Dieterle y Edward G. Robinson después de la excepcional Dr. Ehrlich’s Magic Bullet. En esta ocasión no se llega a la excelencia lograda en el biopic de Paul Ehrlich, pero A Dispatch’s From Reuters es una estupenda película sobre un gran, gran hombre y un adelantado a su tiempo. Mucho de los mejores momentos de la película no se podrían haber dado de no haber contado con alguien como Dieterle en la dirección. A pesar de que se note más la mano del estudio de turno (en este caso Warner) que en otros de sus films aquí tenemos una dirección de actores de muy alto nivel como marca de la casa y con un plantel extraordinario de secundarios, en el que destacan Otto Krugger y Gene Lockhart. Y qué se puede decir de Edward G. Robinson en este film, sensacional durante todo el metraje, una actuación muy poderosa sin caer en lo grandilocuente, llena de emotividad y pasión pero evitando la sensiblería. Este era el tipo de papeles que siempre había soñado poder realizar y desde luego que no desaprovechó la ocasión, poniendo todo su talento y humanidad para dar vida a un innovador nato y alguien que anteponía la honestidad y el interés general a sus intereses personales. Robinson está realmente magnífico, pasando continuamente de situaciones tensas donde su personaje se jugaba mucho a momentos más íntimos, todo ello con una credibilidad y un aplomo exuberante. Hay escenas brillantísimas por todas partes, alguna muy destacable como cuando el asunto de las palomas mensajeras llega a su fin a causa de la línea de telégrafos que ocupa el trayecto que se cubría por aire para llevar las comunicaciones, que se representa de forma muy emotiva cuando la paloma más querida por Reuter es encontrada muerta al haberse estrellado contra un cable telegráfico dispuesto en la ruta que hacían las aves. También la declaración de amor entre la pareja protagonista usando las palomas, a pesar de que en otras manos podría haber sido algo muy cursi, está muy lograda y cargada de emoción. Otro aspecto destacable de la película es la excelente banda sonora de Max Steiner, maravillosa, y quizás los más negativo del film sea un ritmo excesivo en algunas escenas, la poca profundidad en algunas fases y el poco espacio que hay para la vida personal del protagonista, algo que no pasaba en el biopic de Paul Ehrlich. Pero aun así, es un film que crece y emociona a cada visionado y que se sirve de la sencillez para contar cosas muy grandes dejando impronta de un Hollywood que se encontraba en su edad de oro.

Aunque el asunto de los films biográficos ya había perdido peso en Hollywood para Robinson significó mucho poder protagonizar una película de este tipo de nuevo, y algo que habla de la implicación del actor en A Dispatch From Reuter’s es que quiso incorporarse a la producción del film con muy poco descanso después de haber acabado Brother Orchid. Pero a pesar de que dejó claro tanto en Reuter’s como en Magic Bullet de su capacidad para hacer cualquier tipo de papeles el público lo seguía identificando con sus papeles de gángster y a causa de ello seguían ofreciéndole películas en las que interpretaría a fueras de la ley, caso de High Sierra. De todas formas ese no era su único problema, en Warner estaban preocupados de que Robinson empezaba a parecer mayor en pantalla y que cada vez resultara más difícil ofrecerle papeles principales como se estipulaba en su contrato. Incluso se llegó a plantear si era conveniente despedirle, pero eso le hubiera resultado demasiado caro a Warner y optaron por dejar pasar algo más de tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en biografía, drama y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s