TAMPICO (1944)

Imagen

El capitán Bart Manson (Edward G. Robinson), que está a cargo de un barco petrolero del ejercito estadounidense, rescata a los náufragos de otro barco de pasajeros que es atacado por un submarino alemán en aguas mejicanas. Entre los supervivientes está Kathie Hall (Lynn Bari), que no puede probar su identidad después de perder su documentación en el naufragio y tampoco puede ser reconocida por los miembros supervivientes de la tripulación del barco hundido, lo que lleva a la sospecha de que puede ser una espía que trabaja para el ejército alemán. Las autoridades tratan de retenerla hasta que pueda demostrar su identidad pero el capitán Manson accede a hacerse responsable por ella hasta que se aclare su situación. Después de estar juntos la pareja termina enamorándose rápidamente y se casan de un día para otro, pero Fred Adamson (Victor McLaglen), amigo y oficial a cargo de Bart, desaprueba el matrimonio, aduciendo que Kathie tiene intereses ocultos y no ha podido probar aún su procedencia, lo que lleva a los dos amigos a distanciarse y a enfrentarse en una misión en la que son interceptados por un barco alemán.

t3

Modesta y entretenida película, sin momentos demasiado malos pero sin nada demasiado brillante o emocionante que hagan que algo del corto metraje perdure en la memoria. Drama en ambiente de cine bélico y espionaje, con un reparto competente aunque un tanto desequilibrado. La pareja Robinson-Lynn funciona, a pesar de la visible diferencia de edad entre los actores, aunque lo más inaudito es poner a Robinson y al corpulento McLaglen a pelearse y que sea el segundo el que acaba tumbado de un puñetazo. Aparte de eso no se puede decir mucho en contra del trabajo de los actores, que tienen unas actuaciones correctas para una película cuyo principal problema es en un guión un tanto descafeinado.

Tampico fue la primera película de Robinson como actor freelance después de romper definitivamente con Warner Brothers después de 13 años, aunque ya hubiera trabajado para otros estudios en los últimos años. Estar sin un estudio que le respaldara no era fácil y la sensación que se tenía en Hollywood sobre Robinson era que su tiempo ya había pasado, algo que le rondaba por la cabeza al propio actor, que tuvo que aceptar actuar en películas menores, como Tampico o Mr. Winkle Goes To War.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en bélica, drama y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s