THE CINCINNATI KID (1965)

tck1

Eric Stoner, conocido como The Cincinnati Kid (Steve McQueen), es un extraordinario jugador de póquer al que Nueva Orleans ya se le empieza a quedar pequeño por lo que la visita a la ciudad del legendario e imbatible, aunque ya muy mayor, Lancey Howard, The Man (Edward G. Robinson), le supone la oportunidad de arrebatarle el reinado al viejo jugador y de esa forma llegar hasta donde siempre había querido. Tal es la pasión de Kid por convertirse en el número 1 que no tiene reparos en reconocer ante Christian (Tuesday Weld), su novia, que eso es más importante que cualquier otra cosa, por lo que la chica que decide volver a casa con su familia granjera durante una temporada. A su llegada a Nueva Orleans el veterano Howard accede a jugar con el poderoso y altivo Slade (Rip Torn), al que humilla sin despeinarse, provocando en su adversario un incontenible deseo de venganza. Shooter (Karl Malden), amigo de Kid que usualmente organiza y participa en las partidas como crupier, es chantajeado por Slade, éste quiere asegurarse que Howard no tenga ninguna oportunidad contra Kid, al que Shooter deberá ayudar en los momentos necesarios dándole cartas que le beneficien, algo que se le hace muy difícil de aceptar, Shooter es alguien para quien la honestidad lo es todo, pero en un principio debe acceder ya que debe una cantidad importante de dinero a Slade, que decide cambiar las condiciones del préstamo para presionar a Shooter, que tiene dificultades económicas, agravadas por Melba (Ann-Margret), pareja del honesto crupier que está tan acostumbrada a la nueva vida como a hacer trampas para lograr cualquier cosa que se proponga, incluso a The Cincinnati Kid.

tck2

Estupenda película sobre el mundo del póquer ambientada en Nueva Orleans durante los años 30, que cuenta con un reparto de lujo difícilmente mejorable y con una buena dirección a cargo de un joven Norman Jewison en unos primeros films. Sólo basta el inicio con uno de los funerales típicos de Nueva Orleans y las primeras escenas en las que se presenta a The Cincinnati Kid para sumergirte en un mundo excitante, plagado de personajes tan bien definidos como variopintos, que conviven y luchan entre ellos, cada cual con sus armas, pero que tiene en la partida entre The Kid y The Man una épica batalla sin cuartel en la que dos brillantes personajes interpretados a lo grande por dos actores tan diferentes y geniales al mismo tiempo se enfrentan con todo lo que tienen, una confrontación a través de miradas, y gestos, también sirven conversaciones, en teoría de cortesía, para intentar desestabilizar al oponente. Steve McQueen está intenso, sensacional, una demostración de auténtico magnetismo en pantalla, alguien al que casi no le hacían falta ni palabras para convertirse en el foco de atención. De hecho es que todos los actores ofrecen lo mejor de si mismos en este film: Karl Malden, Joan Blondell, Rip Torn, Tuesday Weld, Ann-Margret, Cab Calloway, etc. Difícilmente se puede ver tanto talento y personalidad juntos en muchas otras películas, y por supuesto que Edward G. Robinson y su Lancey Howard ponen la guinda contribuyendo de manera decisiva para que este film no haya perdido su encanto después de tantos años. Pocos como Robinson para humillar a sus contrincantes, reduciéndolos a la nada pero sin perder su elegancia. De su boca estupendas frases se convierten en legendarias, como “Eres bueno, Kid, pero mientras yo siga en esto siempre serás el segundo” o a Slade, cuando éste le pregunta sobre cómo pudo saber con tanta seguridad que tenía una mano mejor que la suya: “Eso mismo ya me lo han preguntado antes, y mi respuesta fue: has pagado para ver mis cartas, las lecciones van aparte”. Hay tanta tensión en las escenas de la partida de póquer entre McQueen y Robinson que hasta para quienes somos ajenos a ese mundillo resulta muy difícil no apasionarse por el desarrollo de la parte final de la película. No es de extrañar que Norman Jewison muchos años después se deshiciera en elogios ante todos y cada uno de quienes compusieron el reparto, destacando que no le entraba en la cabeza como Robinson no consiguió una estatuilla por ese papel.

lf (21)

Segunda ocasión en la que Edward G. Robinson reemplazó a Spencer Tracy en un papel, la ocasión anterior fue con Cheyenne Autumn. También Norman Jewison se encargó de sustituir a Sam Peckinpah en la dirección, que estuvo tres días filmando escenas. Muchas discrepancias tuvo Peckinpah, que quería filmar en blanco y negro y en California. Aunque la gota que colmó el vaso para los productores fue la inclusión de una escena en la que Slade compartía cama con una prostituta desnuda. Norman Jewison recuerda el film con mucho cariño, a pesar de verse obligado a rodar una escena que endulzaba un tanto el final. Robinson dijo en su autobiografía que difícilmente se podría identificar más con Lancey Howard, sentía que se estaba interpretando a sí mismo, inmutable por fuera pero lleno de dudas por dentro y sintiendo el paso de los años, y que aunque él no fuera jugador si que se sentía que estaba en una etapa en la que, al igual que Howard, se sentía amenazado por gente que venía pisando fuerte. Para él la escena de la partida con McQueen fue como si fuera real, como si le fuera toda su vida en ella. También en cierta manera su interpretación en The Cincinnati Kid fue una manera de asumir la edad que tenía, 70 años durante el rodaje, y gracias al film se dio cuenta de que aún podía estar ser alguien importante en Hollywood sin tener que ser una estrella principal. Él sabía que ese fue uno de sus mejores trabajos de su carrera y uno de los mejores personajes que le pudo haber tocado. Sobre la frase lapidaria de Lancey a The Kid, Robinson dijo le costó poder decirla sin que resultara forzada, sentía que era algo con lo que no se podía sentir identificado, lo único de todo su trabajo en el film, que McQueen era el mejor en esa época y que él a su lado era sólo un secundario. Pero le encantó trabajar con McQueen, alguien con quien en cierta forma se sentía muy identificado, se veía a sí mismo de joven reflejado en la estrella del momento. En una de las escenas en la que los jugadores se retiran a descansar unas horas Robinson reconoció que no necesitó actuar, el cansancio que mostró ante las cámaras era real, todavía convaleciente del infarto que tuvo en África durante el rodaje de Sammy Going South. Unas de las anécdotas que sobre el film contó Karl Malden habla sobre una ocasión en la que él y Robinson se fueron a cenar por Nueva Orleans, Edward había oído hablar de un sitio y no quiso perder la ocasión de comprobar si era tan bueno. Malden dijo que tal vez fue la mejor cena que había tenido en su vida, y que al querer pagar Robinson el chef se negó rotundamente, justificando su reacción por miedo a que su padre se enterase de que había permitido pagar al veterano actor. Robinson le dijo a Malden que conocía al padre del chef, alguien de apellido italiano y miembro de la mafia de Chicago y que consideraba a Robinson como uno de los suyos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en drama y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a THE CINCINNATI KID (1965)

  1. Addison de Witt dijo:

    Fantastica pelicula con un ambiente en la partidad de los que suponen una carga de presión en la nuca que dificilmente se pueden explicar si no es por la perfecta coordinacion actores/director y un fenomenal trabajo de fotografía, una perfecta conjuncion de tecnica y talento cinematográfico , me encanta esta pelicula.

    • gonzalo120w dijo:

      Un detalle que comentó Norman Jewison es que el dinero que se empleó en el rodaje de las escenas de las partidas era real, que con dinero de pega los actores no actúan de la misma manera que con el de verdad, aunque ello supusiera que de vez en cuando faltara algún billete que otro.
      Saludos.

  2. Johnc894 dijo:

    Nice read, I just passed this onto a friend who was doing some research on that. And he actually bought me lunch as I found it for him smile Thus let me rephrase that Thanks for lunch! kdeaefcebceb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s